Violencia zen

Rafael Sarmentero
2018, Huerga & Fierro Editores
ISBN: 978-8494891335
98 páginas

Comprar: Papel

VIOLENCIA ZEN

Y tendrás que escucharlos: «No todo es blanco o negro.
Existen infinitas variaciones de gris».
Y luego: «La virtud está en el medio»
—el rollo aristotélico del centro y los extremos—,
y el proverbial consejo: «No seas radical».

Tú no les hagas caso.

Tú has venido a vivir a tumba abierta.
A ganar o a perder; pero a lo grande.

Nada de resistir y a ver qué pasa.
Quien acepta limosnas merece bancarrotas.
Hay que jugarse el todo por el todo.

Los armisticios, para los cobardes.
Sólo de la violencia puede surgir la luz.

Así que ya lo sabes:
cuando el maestro zen te pregunte si el vaso
está medio vacío o medio lleno,
recuerda aquel koan y no lo dudes:
haz pedazos el vaso.

EL FIN DEL MUNDO

El mundo se ha terminado. Casi nadie se ha dado cuenta.

Fernando Sánchez Dragó

Hace un rato; aquí mismo. El mundo ha terminado.
Nadie se ha dado cuenta. Nos muestran las películas
que el primero en saberlo es el Pentágono;
que se rasga la bóveda celeste
y empiezan a llover bolas de fuego;
que las bocas de riego se disparan
y que los rascacielos se derrumban
matando a muchos negros inocentes.

Pero no ha sido así. Esto no es Hollywood:
el fin del mundo es mucho más mundano;
tan discreto que puedes no enterarte.
Ha ocurrido aquí mismo, hace un momento.
En un café del Centro, en Malasaña.
Simplemente: dos hipsters, mirándose a los ojos,
levantando sus copas de cerveza
y diciéndose: «Cheers!».

TODO ENAMORAMIENTO ES UN ACTO DE FE

Lanzarse a la piscina sabiendo que no hay agua
es comprar un pasaje para un siniestro aéreo;
esconderse en la fábrica del miedo;
revelarle tu PIN a tu enemigo.

Lanzarse a la piscina sabiendo que está llena
es partirles la cara a unos monjes jainistas;
ganar la discusión con un axioma;
insultar mentalmente a un tetrapléjico.

Lo heroico es arrojarse entre interrogaciones;
con los ojos cerrados y los brazos abiertos;
entregarle las llaves al vacío;
saltar hacia un porqué mal dibujado.

Se trata de apostar a lo que salga.
Los mapas llegan tarde a los tesoros.
Nadie encuentra paredes cuando busca pasillos.
Todo enamoramiento es un acto de fe.