Un hombre con una misión

Me he percatado de que últimamente, cuando veo a padres con hijos, pienso: «Qué suerte tengo de que mis padres no sean así».

Es posible que quien lleve tiempo leyendo estos textos haya asumido que todo me sale bien y que siempre me siento pletórico. En realidad no es así. Naturalmente, he tenido y tengo malos momentos. Lo que ocurre es que en el blog suelo compartir la parte más amable de mi vida. Mis aflicciones y preocupaciones las gestiono de la siguiente manera: o bien me las como yo solo, o bien las comparto con un reducido número de seres queridos, o bien las escribo en mi diario privado. Si no utilizo este medio para descargar es porque pienso que quejarse públicamente es algo más propio de niños, feministas y comunistas. Y yo no pertenezco a ninguno de estos tres colectivos.

«Hay cosas en la vida que, a veces, es mejor simplemente hacer como que no pasaron y seguir adelante, porque sería demasiado fuerte lidiar con ellas.» (The Rafaelini show, Rafaelini).

Le he estado dando vueltas a la eterna dicotomía: planificar las novelas o improvisarlas. Como programador, sé que planificar es vital si no quieres tener que dedicar después una horrible cantidad de horas a replantearte y rectificar lo ya producido. Pero también es cierto que, como escritor, a veces se me hace tedioso escribir un texto que ya sé lo que va a decir.

De modo que he decidido que, la próxima vez que planifique una novela, en lugar de elaborar una escaleta en la que detalle, capítulo por capítulo, lo que va a suceder, voy a hacer un guión en el que establezca unos cuantos hitos, y voy a dejar que el propio flujo narrativo me conduzca hasta ellos de la manera en que el azar disponga.

I'm a man on a mission.
I'm a man on a mission.
I don't need no permission.
I'm a man on a mission.

Oh The Larceny, Man on a mission

No contento con la demostración de incoherencia exhibida al comprometerme a ir a la boda de K y A tras haber aseverado que jamás volvería a ir a una boda —así fuese la mía—, acepto asistir también a la de M y E, dos personas que no conozco de nada, una de las cuales es el hermano de R —amiga de M2—, a la que tampoco conozco de nada, y que se celebrará en un país que no entraba en mis destinos soñados más inmediatos: Rumanía.

La boda coincide con el cumpleaños de M2, que ha sido invitada por su amiga R meses atrás.

«A la boda no hace falta que vayamos», me dice M2. «Sólo si te parece emocionante asistir a una boda rumana.»

«Supongo que lo correcto es que vayamos a la boda a la que tu amiga te invitó», le contesto a M2. Y, bueno, lo cierto es que me ha parecido un buen plan.

Por lo tanto, M2 y yo nos vamos a Rumanía. Visitaremos Bucarest y Constanza, con una pequeña excursión a Cosoba, que es donde tendrá lugar el casamiento.

¿Te gusta lo que lees?

¿Te gusta lo que escribo? Sería un honor para mí que formases parte de mi selecto club de lectores. Apúntame aquí tu e-mail y te escribiré de vez en cuando. Gracias por existir.

Archivo