Tú no lo entiendes

Tú no lo entiendes, pero tengo que volver a Koh Phangan porque perdí la piedrecita que me llevé de allí.

Cada vez que visito una nueva isla cojo una piedra pequeña que luego introduzco en un pastillero de metacrilato y etiqueto con cinta Dymo. Tengo, pues, una piedra por cada isla que he visitado. Pero me faltan dos: la de Koh Phangan y la de Phi Phi Don. Las metí en la mochila y no volví a saber nada de ellas. Ni siquiera llegaron a Madrid.

Si tu novia te llama «gordi» no puedes ser escritor.

Tú no lo entiendes, pero aunque estemos en febrero, el invierno ha terminado. El invierno termina cuando a mí me da la gana, y tras unos días de niebla y viento gélido, puedo proclamar abiertamente la llegada del verano. Fíjate que digo «verano» y no «primavera», porque la primavera no existe; la primavera ya es verano, como los preparativos de la fiesta son la fiesta y los preparativos del viaje son ya el viaje.

Hay tres canciones que celebran, como ninguna, el advenimiento del estío: High, de Lighthouse Family, Take on me interpretada al ukelele por Anni B Sweet y el himno de la AS Roma. Las escucho una detrás de otra y festejo con una sonrisa la apabullante llegada del verano.

Archivo

¿Te gusta lo que lees?

¿Te gusta lo que escribo? Sería un honor para mí que formases parte de mi selecto club de lectores. Apúntame aquí tu e-mail y te escribiré de vez en cuando. Gracias por existir.