Sucio y solo en Seúl (3): I meet Sumida

Qué hago desayunando en un Mr. Donut en Japón. Qué clase de sacrilegio es éste. Llueve. Hace un poco de frío. Tengo hambre. Pastelito caliente de verdura en el que me encuentro un pequeño dado de zanahoria, donut de soja, taza de leche. ¿¡Taza de leche!? Exacto: la penitencia que he de pagar por mi mala memoria: si dices «coffee with milk» nadie sabrá qué estás pidiendo, a pesar de la obviedad de la expresión. «Latte.» Se dice «latte». No lo olvides.

[…]

Este artículo es sólo para suscriptores. Si ya estás suscrito, el artículo debe de haber llegado a tu buzón (mira en la pestaña de promociones y en la carpeta de spam si no lo encuentras).

Archivo

Suscríbete o tendrás cinco años de mala suerte

Si quieres recibir los artículos exclusivos para suscriptores, déjame aquí tu e-mail y yo personalmente te enviaré dichos textos cuando los publique. De no hacerlo, ya sabes que tendrás cinco años de mala suerte.