Sí, yo también he escrito un best-seller

Sí, yo también he escrito un best-seller. Sucedió con mi libro Dadá demodé. Apareció como número uno de ventas de poesía en La Casa del Libro, y se coló también en la lista de los diez más vendidos en el suplemento ABC Cultural. Creo que fue mi tío quien se lo dijo a mi madre y le envió el recorte.

'Dadá demodé', el más vendido en La Casa del Libro.
Dadá demodé, el más vendido en La Casa del Libro.
'Dadá demodé', el décimo más vendido según el suplemento 'ABC Cultural'.
Dadá demodé, el décimo más vendido según el suplemento ABC Cultural.

Si no mal recuerdo, No puedes ser escritor también llegó a ser el más vendido de su categoría en Amazon.

Meras casualidades. En un breve periodo de tiempo, la gente compra más tu libro y ese número de ventas relativo te aúpa a los puestos más elevados de la clasificación. No significa nada más que eso.

Ni siquiera tener muchos lectores en el largo plazo tiene un valor en sí mismo. Tu obra no es mejor porque guste a más personas. Puedes gustar a diez mil ignorantes o a diez eruditos. ¿Qué es más significativo? Probablemente, lo segundo, puesto que tienen mejor criterio para juzgar la calidad de tu obra.

En cualquier caso, qué importa. «Populus me sibilat, at mihi plaudo ipse domi.» Como dijo el poeta.

Alguna gente piensa que soy muy prepotente y lleva razón: soy muy prepotente. Y también bastante potente. Pero nada pospotente. Es decir: creo que voy a empezar a escribir una obra maestra, que estoy escribiendo un gran libro, y que he terminado de escribir un libro mediocre.

No me interesa la basura que he escrito, sino la genialidad que estoy a punto de escribir.

Archivo

Suscríbete o tendrás cinco años de mala suerte

Si quieres recibir los artículos exclusivos para suscriptores, déjame aquí tu e-mail y yo personalmente te enviaré dichos textos cuando los publique. De no hacerlo, ya sabes que tendrás cinco años de mala suerte.