Pianista toca Imagine frente a la sala Bataclan

Ayer: atentados en París.

¿Es el islam una religión que anima a ejercer la violencia?

Ante todo, si no te has leído el Corán, cállate. Yo no me lo he leído, así que no puedo opinar por mí mismo. No obstante, gobernar el universo requiere saber delegar, y mis delegados me informan de que el Corán (y, por extensión, el islam) anima, en efecto, a ejercer la violencia.

Si esto es así, ser islamófobo equivaldría a tener sentido común, e incluso a ser buena persona. Es decir: por supuesto que hay musulmanes que no son yihaidistas. También hay vegetarianos que comen jamón. Palabra, los he conocido: «Soy vegetariano. Bueno, jamón si como». Y no hablemos del pescado.

Y si no es así, si el Corán no anima a ejercer la violencia, entonces mis contactos no han interpretado el Corán correctamente. Yo, como digo, ni afirmo lo uno ni desmiento lo otro porque no me lo he leído. No soy yo, eres tú. No te confundas.

¿Qué hacemos con los atentados de París? ¿Cómo nos defendemos de ellos?

Llámame visionario, pero para mí la solución está muy clara: Banderas de la paz con la Torre Eiffel dibujada. Si fallan: velas encendidas. Y si no, ya, manifestaciones.

Leo: «Pianista toca Imagine frente a la Sala Bataclan».

Duda razonable: ¿Deberíamos dejar de hablarles a las personas que dicen: «Todos somos X»?

Me tomo un café con S. En vaso ancho, obviamente. Faltaría más.

A S le gusta uno de su trabajo, pero cree que ese sentimiento no es recíproco.

Fue amor a primera vista: nada más verlo supo que le gustaba. No necesitó conocerlo, aunque conocerlo no hizo sino confirmar su intuición.

Le cuento a S mi última reflexión, acuñada en la ducha media hora antes de quedar con ella:

—En toda relación uno de los dos tiene que tener el control. Y ese siempre voy a ser yo. […] Puedes ser romántico y perder, o no serlo y ganar. Y yo esa elección la tengo muy clara.

Y es que, con los años, he aprendido algunas cosas sobre el amor y sobre las mujeres. Preceptos; mandamientos; mantras. Estar siempre rodeado de ellas te otorga cierto conocimiento de sus procesos mentales.

«Intento analizar los detalles de mi trabajo todos los días. Es por eso que soy tan bueno. Cuando llegas a mi nivel es difícil aprender de otros, tienes que aprender de ti mismo». Jose Mourinho.

Archivo

Suscríbete o tendrás cinco años de mala suerte

Si quieres recibir los artículos exclusivos para suscriptores, déjame aquí tu e-mail y yo personalmente te enviaré dichos textos cuando los publique. De no hacerlo, ya sabes que tendrás cinco años de mala suerte.