Los sapeurs de Kinshasa

B me había hablado hacía años de los sapeurs de Brazzaville. Los sapeurs son quienes militan en La sape —acrónimo de Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes—, un movimiento social que promulga la elegancia en las maneras y en la forma de vestir.

Por lo que había leído y visto en documentales, los sapeurs eran originarios de Brazzaville, la capital de la República del Congo.

Así se lo comento a B2, cuando lo conozco en la puerta de mi bar habitual. Toda persona ha de tener un bar y una cafetería habituales en los que se sienta como en casa. Y quien diga lo contrario, miente.

Decido no volver a usar jerséis de cuello redondo.

Renuncio oficialmente a ir a la comida de empresa por Navidad.

Dejo oficialmente de usar smileys.

B2 es congoleño, pero de la República Democrática del Congo; ha estudiado informática y ha vivido en distintos países del mundo. En la India estuvo cuatro años. Va vestido con traje oscuro y corbata. Sonríe con frecuencia. Fuma.

—Es muy curioso —me dice—, porque todo el mundo cree que los sapeurs son originarios de Brazzaville, cuando en realidad son originarios de Kinshasa, mi ciudad. Pero los de Brazzaville han alterado la idea original. Ellos van con colores muy llamativos, trajes naranjas y rosas; llevan zapatos de punta muy larga… Cosas así. El concepto original no era ése.

B2 me explica que el movimiento de los sapeurs lo inició un tal Stervos Niarchos. Niarchos tenía un amigo músico y le hizo ver que los músicos no podían subirse al escenario con las pintas habituales de ese gremio. Un músico tenía que vestir de manera elegante.

Los sapeurs originales, pues, no iban ataviados con colores llamativos, sino discretos. La diferencia entre los originales de Kinshasa y las copias de Brazzaville podría ser parecida a la que encuentro entre un caballero y un dandi.

—Los sapeurs originales se ponen las prendas con su etiqueta, y luego las guardan en el armario. Nunca les quitan la etiqueta —señala B2.

«Es duro ser negro. ¿Has sido negro alguna vez? Yo fui negro una vez. Cuando era pobre». Larry Holmes.

Archivo

Suscríbete o tendrás cinco años de mala suerte

Si quieres recibir los artículos exclusivos para suscriptores, déjame aquí tu e-mail y yo personalmente te enviaré dichos textos cuando los publique. De no hacerlo, ya sabes que tendrás cinco años de mala suerte.