La poesía es lo de menos

Me escribe un e-mail Roger Wolfe para comentarme que está valorando ir a un sarao poético y preguntarme si a mí me interesan esas cosas. Le respondo que puede estar bien el plan.

Roger, junto con Manolo, son las dos personas con las que me escribo correos electrónicos. Somos los últimos supervivientes de la que yo sigo considerando la mejor forma de comunicación escrita.

Antes del recital quedamos en el Café Moderno, en la Plaza Comendadoras. María viene conmigo. Pasamos un rato agradable en la terraza.

El posterior recital poético huelga decir que es atroz. Pero eso, cuando uno está con la compañía adecuada, siempre es lo de menos.

2022-03-28

Si consideras que hago tu vida mejor en alguna medida, sería un gesto muy elegante por tu parte que me enviaras un e-mail diciéndome simplemente: Gracias.