Geometría euclidiana

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata.

Rubén Darío,
Sonatina

El mundo en el que vives es cuadrado
y en él no entran personas triangulares.
Ni bien pisan el hall, un mayordomo
las invita en francés a abandonarlo.

Nos ven como cuadrados incompletos.
Como catetos con hipotenusa.
No tenemos cabida en sus familias.
No aceptan matrimonios morganáticos.

Allí solo se admiten seres homologados:
corbatos —José Ángel Mañas dixit—
de banca de inversión,
doctores, abogados, empresarios.
Gente de bien, en suma,
que pasa los controles fronterizos.
Tu mundo no es tu mundo realmente
aunque su gravedad tire de ti.

Mi código de barras es distinto.
No figura en sus rectos inventarios.
Yo no estoy invitado y lo comprendo:
siempre fui más de Borges que de Borjas.

En mi mundo hay cuadrados, rombos, círculos.
Aquí no te preguntan cuántos ángulos tienes.
A ojos de un clasista soy un poligonero.
Lo que nos une es lo que nos separa.

Pero no han de temer sus señorías:
no he venido a su mundo a conquistarlo,
sino a entrar en la alcoba de puntillas
y largarme de allí con la princesa.

2022-07-02

Si consideras que hago tu vida mejor en alguna medida, sería un gesto muy elegante por tu parte que me enviaras un e-mail diciéndome simplemente: Gracias.