El escéptico místico

Antes de ayer decidí que iba a aprender a echar las cartas del Tarot. No sé de dónde me vino ese impulso, aunque sí recuerdo que estuvo precedido de una inopinada urgencia por buscar en Internet la carta de El Loco, seguida de un apasionamiento repentino hacia la misma, cuya imagen me hipnotizó y con cuya descripción me sentí inmediatamente identificado. De dónde surgió y por qué acudió a mi mente dicha carta es un misterio para el que soy incapaz de hallar explicación.