Cómo practico el minimalismo digital

Descubro el libro Minimalismo digital gracias al blog Soporto tropos de Bernardo Luis Munuera Montero.

En dicho libro, Cal Newport afirma: Como los minimalistas digitales pasan mucho menos tiempo conectados que sus amigos, es fácil pensar que se trata de un estilo de vida extremo, pero ellos afirmarían que esta percepción es justamente al revés: lo extremo es la cantidad de tiempo que dedican a sus pantallas todos los demás.

Al igual que le sucede a la mayoría de mis contemporáneos, yo no estoy exento de malgastar mi tiempo en Internet.

Puedo identificar dos formas de perjuicio derivadas de este exceso de conexión:

Hay personas que, para evitar caer en estas conductas, deciden eliminar todo tipo de tentación. Y cambian su smartphone por un dumbphone. Es lo que, recurriendo al acervo popular, podría denominarse matar moscas a cañonazos y/o muerto el perro, se acabó la rabia.

Sin duda esta solución acaba con el problema. Sin embargo, su radicalismo se lleva consigo ciertas bondades que ofrecen los teléfonos inteligentes, como la posibilidad de:

Si bien algunas de estas tareas pueden llevarse a cabo a través de un ordenador u otras herramientas —aunque sea de manera más engorrosa y no siempre se disponga de ellas en el momento deseado—, otras simplemente no se pueden hacer. Y probablemente sea éste un camino de no retorno.

Es por ello que decido adoptar un enfoque menos drástico. A fin de cuentas, el caso óptimo sería poder contar con las ventajas de un teléfono/tableta/ordenador sin tener que pagar el peaje de sus inconvenientes.

La forma en la que estoy practicando el minimalismo digital es ésta:

En otro orden de cosas, María aprobó la oposición. Y con buena nota. (Vítores y aplausos.) Lo celebramos en El Cascabel.

Estoy leyendo Taxi, de Khaled Al Khamissi: un modo excelente de ir tomándole el pulso al país egipcio.

2022-02-11

Si consideras que hago tu vida mejor en alguna medida, sería un gesto muy elegante por tu parte que me enviaras un e-mail diciéndome simplemente: Gracias.